Genealogía del creador

*Textos escritos con la colaboración y comentarios de Vanessa Londoño, Irene Rincón, María Posada e Iván Abaunza. 

Este árbol genealógico se estructura en tres niveles o generaciones. El primer nivel corresponde al arquetipo del artista racional y apasionado por la ciencia, las humanidades y todo tipo de disciplinas que convergen en las artes, representado por Leonardo Da Vinci . El segundo nivel recoge una serie de personajes que se podrían clasificar de manera más específica en las diferentes Bellas Artes y en oficios puntuales que se enumeran a continuación. Por último, en la tercera generación aparecen creadores contemporáneos cuyos intereses abarcan diversas disciplinas. En este último grupo cada una de las biografías cortas se une a la otra, en orden, a partir de la última y la primera palabra.      

D: Dibujo; P: Pintura; E: Escultura; M: Música; T: Teatro; L: Literatura; A: Arquitectura; C: Cine; I: Diseño Industrial; G: Diseño gráfico; V: Moda; S: Cocina.


1.

Leonardo Da Vinci (1452 - 1519)

D P E M L A / Dibujante, pintor, escultor, músico, escritor, arquitecto e ingeniero.  

Una composición de paisaje Toscano sólo se interrumpe cada kilómetro por tres pinos estirados y una particular casa de piedra. En una de ellas nació el joven Leonardo, quien por motivos varios le tocó no instruirse, y en cambio, lanzarse a las aguas de la vida con su curiosidad empírica. Así, y sin ser genio, pasó a la eternidad. Y no por lo que insistentemente se escribe en los libros, sino por lo que en vida, él mismo ya intuía: "Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada causa una dulce muerte".


2.

Alberto Durero (1471 - 1528)

D / Dibujante

Lujosa extravagancia la del rey de Portugal quien, a finales de 1515, decidió enviarle como una atención al papa León X un enorme rinoceronte de la India. Allá llegaría exhausto y con sed el pobre animal de armadura casi prehistórica sin que ningún mortal, común y sin dinero, pudiera siquiera apreciarle. La única imagen a semejanza de la criatura sería el famoso grabado hecho por Alberto quien no sólo era un gran observador de innegable motricidad fina, sino un evidente intérprete visual de las leyendas orales.

Filippo Brunelleschi (1377 – 1446)

D / Dibujante

Existen una serie de construcciones geométricas, en apariencia tridimensionales, pero que, tan sólo pueden existir en un plano bidimensional. Figuras imposibles, ilusión de ilusiones o la invención de la perspectiva por Filippo. Personaje sin el cual los humanos no podrían reconocer, en el papel, sus propias maquinaciones.

Michelangelo Merisi da Caravaggio (1571 – 1610)

P / Pintor

Un día de 1576 la peste azotó inclemente a la ciudad de Milán. Entonces los Merasi empacaron sus maletas y se instalaron junto con su hijo en Caravaggio. Con el tiempo el niño pasó a ser un adulto, y en particular, uno de esos de carácter intenso, violento y amante de las riñas. Huyéndole a la ley y a la justicia se convirtió en un viajero errante y asesino, pero también, en el impulsor pictórico de una Italia convertida al barroco y al naturalismo. Así, luces y sombras no sólo formaron su fuerte personalidad sino que fueron el sello distintivo que lo haría famoso tanto en Roma, como en Nápoles, Palermo, Sicilia y Siracusa.

Jan van Eyck (1390 – 1441)

P / Pintor

En una larga siesta de Agosto, Jan tiene un sueño que explica el problema de la realidad. La sombra de una silla cae transversalmente en el suelo pronunciándose sobre los distintos planos del espacio. Lo curioso es que la sombra en sí misma no existe, y en cambio, es solo ausencia de luz.  

Auguste Rodin (1840 – 1917)

E / Escultor

Augusto resultó ser miope, y ese detalle de deficiencia ocular fue más que suficiente para salvarlo de ir a combatir con los prusianos en una guerra, que como todas, poco sentido tendría. En cambio, y a la luz de una ciudad como Paris, fue llamado el ‘primer moderno’ y el encargado de desmentir con sus obras todos los rumores que, con envidia, opacaban su talento. Alabado por unos, menospreciado por otros, este escultor insistió tanto en el decoro como en el arte, para al final dejarnos, junto con su muerte, una de las más bellas imágenes de la historia: las puertas del infierno.

Antoine Coysevox (1640 – 1720)

E / Escultor

Neptuno, dios del océano y enorme figura traducida al yeso, atraviesa con su lanza a una criatura salvaje y antropomorfa esculpida desde cero por Antoine. Esa es alguna de las imágenes perpetuas, que en las manos de este importante escultor de alcurnia francesa, se convirtieron incluso en las piezas tridimensionales que decorarían, entre otros, el patio y los jardines de Versalles.

Donatello (1386 – 1466)

E / Escultor

A su muerte, Donato dejó una deuda de 34 florines por el alquiler de su casa. Esto a la sombra de aquellos días que estuvieron vestidos de mosaicos  tan brillantes que en el horizonte parecían bañados en lejía. Menos mal Dios estaba de turno y talló su fortuna con insidias y bajo relieves.

Johann Sebastian Bach (1685 - 1750)

M / Músico

Una apoplejía mató a Johann. Una mala operación del ojo produjo la apoplejía de Johann. Una blefaritis, comúnmente llamada ceguera, conduciría al quirófano a Johann. Una diabetes provocaría esa ceguera. Dicho en otros términos, sería el azúcar en el cuerpo de Johann la verdadera encargada de llevarse al paraíso de la música vocal e instrumental, a uno de los compositores más importantes de todos los tiempos. Huérfano de padre y madre a los nueve años, Johann dejó en este mundo no solo veinte hijos, sino obviamente, incontables cantatas, sonatas, conciertos, preludios, pasiones y sinfonías.     

Ludwig van Beethoven (1770 – 1827)

M / Músico

Hay oídos, que a pesar de la inteligencia, la bipolaridad o el talento, están destinados a ser sordos. Bien parecía saberlo Alex, cuando con naturalidad y angustia, actuaba para Kubrick en su Naranja Mecánica. Película que ha sido, sin duda alguna, el más bello homenaje audiovisual para Beethoven.  

Philip Glass (1937)

M / Músico 

En las noches oceánicas de Phillip Glass en la Bahía, los sonidos descubrieron su condición de silencio. En 1966 viajó a la India e incorporó todas las resonancias del mundo al sueño secular de la nada, así: “So profound was their love for each other, they needed no words to express it.” 

William Shakespeare (1564 – 1616)

T / Escritor de piezas teatrales

William recuperó su condición de dios y abandonó la de Poeta. Las alegaciones de todos los mortales cayeron mitigadas en la sordina del sueño de Hamlet, hasta hacerse inaudibles. Entonces, Dios recuperó su condición de Poeta y abandonó la de Shakespeare.

Jean-Baptiste Poquelin, Moliére (1622 – 1673)

T / Escritor y actor de piezas teatrales

“Despiadado con la pedantería de los falsos sabios, la mentira de los médicos ignorantes, la pretensión de los burgueses enriquecidos, Molière exalta la juventud, a la que quiere liberar de restricciones absurdas”, explica Wikipedia, la enciclopedia libre de internet.

James Joyce (1882 – 1941)

L / Escritor

Sedientos y en el filo de una ensenada, Ulises y Leopold Bloom discuten su periplo. Pero Ulises, erguido en su propia alma y fatigado de errar por años, pregunta a su interlocutor por qué su viaje, en cambio, se agotó en un solo día de junio. Luego Joyce escribiría un día: ‘In the particular is contained the universal.´

Saint Thomas More (1478 - 1535)

L / Escritor 

Ideal es la República, que en su concepción utópica, funciona como debería y no como el destino se lo dicta: mal. Tal vez Tomás, muy a pesar de su gran sentido del humor, siempre entendió esto. Razón por la cual yace enterrado en una bóveda subterránea en la torre de Londres, luego de ser decapitado sin misericordia, y so pretexto, de alta traición. 

Le Corbusier (1887-1965)

A / Arquitecto 

Un ladrillo sobre otros dos ladrillos es el inicio de una pared. Límites que luego definirán un espacio vacío, a su vez estructurado por una serie de columnas. Ahí vivirán humanos que harán el amor, se sentarán a comer, idearán los planes del futuro y criarán a los hijos de nuestra sociedad. Eso es probablemente lo que Charles quiso apodar de manera novelesca: ‘Máquinas para habitar’. Habitáculos con una planta libre, una terraza jardín y otros elementos tan útiles que se adaptarían fácilmente a la naturaleza y al bienestar metafísico de los seres humano.

Hugo Alvar Henrik Aalto (1898 - 1976)

A / Arquitecto 

Es tan frío el invierno en Finlandia que las chapas de metal de las casas se congelan y las personas al llegar de su trabajo se enfrentan a esa sensación intensa en sus manos. Hugo, intuitivo y lúcido, decidió entonces cubrirlas con una tira de piel que evitaba tal impacto. Sus congéneres lo agradecerían eternamente.

Frank Lloyd Wright (1867 - 1959)

A / Arquitecto 

Cuentan los rumores que 6 horas antes de la primera reunión para explicar los diseños de la casa Falling Water, Frank aún no había trazado la primera línea en un papel. Lo haría justo en ese momento, junto con sus ayudantes, y ante la inminente llegada de su cliente. Claramente, lo tenía todo ideado en su cabeza.

George Eastman (1854 – 1932)

C / Cineasta 

Hay palabras tan fuertes dentro de la sociedad que poco a poco pasan de tener un único significado y se convierten en un concepto mismo. Es el caso por ejemplo de la palabra película, que pasó de ser una superficie de capas transparentes y sensibles a la luz, a convertirse en la definición misma de lo que significa contar una historia a través de fotogramas y sonidos. Hoy en día lo llamamos cine y podría decirse que su invención técnica se debe al señor Eastman quien predicaba una vida como de película: "Lo que haces en tus horas de trabajo determina lo que tienes; lo que haces en tus horas libres determina lo que eres". 

Georges Méliès (1861 – 1938)

C / Cineasta 

Experto en la doctrina de lo extraordinario, Georges Méliès ajusta su traje, abrumado por la sensación de vacío que se insinúa en su pecho. El vértigo deja de sentirse breve y contingente, y se disuelve en cambio, en un remolino de confetis. 

Auguste Lumière (1862 – 1954)

C / Cineasta

Enorme fortuna, o una intención maquiavélica de toda una descendencia, serían las únicas razones para que tu apellido coincida con el oficio por el que te recordarán el resto de la vida: un aparato mágico, que gracias a la luz, proyecta enormes imágenes en movimiento.

Louis Lumière (1864 - 1948)

C / Cineasta

Curioso resulta imaginar que el principio de una historia, es lo que en general podría ser el final de una en la vida real: la llegada de un tren a su estación.

George Nelson (1908 – 1986)

I / Diseñador industrial 

Imagine usted que tiene un montón de Marshmallows de colores y que son tan cómodos y tan grandes que se puede sentar en ellos. Descascare un coco gigante y haga de cada parte, una superficie para descansar. A eso, a esa sencilla pero compleja tarea se dedicaba George. A visualizar despierto que una serie de burbujas se colgaban del techo hasta generar luz en espacios cerrados, o que los parques públicos podían ser admirados desde una solitaria banca de madera. A eso se dedicaba George. A marcarnos el camino hacia la modernidad.

Charles Eames (1907 - 1978)

I / Diseñador industrial 

Una forma orgánica. Cuero. Madera (probablemente nogal). Un ángulo de 110 grados que hacen que una cabeza quede justo en el lugar adecuado, mientras los pies se elevan a 40 centímetros del piso. Mucho tiempo pensando. Eso resume lo dicho por Charles: “El arte reside en la calidad del hacer y no en un proceso mágico”. 

Eliot Noyes (1910 – 1977)

I / Ingeniero de sistemas 

La corporación internacional de máquinas para negocios (IBM) más pareciera un conglomerado para hacerle daño a la humanidad que la empresa que le dio vida a las invenciones y metodologías de Eliot. Un inventor modernista que intentó siempre mezclar la rentabilidad en los negocios con estrategias sostenibles de diseño. Otra ingenua utopía humana.

Johannes Gutenberg (1398 – 1468)

G / Tipógrafo 

En el comienzo de todo Dios creó el cielo y la tierra. La tierra no tenía entonces ninguna forma. Luego Dios creó una bóveda a la que llamó cielo, y al agua que se había juntado, la llamó mar. Johannes erraba la verdad confundiendo los caracteres, y Dios, entonces, se las arreglaba para seguir inventando estrellas. Hasta que un buen día, y mientras dios descansaba, Johannes, absorto, reprodujo un lindo texto: “La imprenta es un ejército de veintiséis soldados de plomo con el que se puede conquistar el mundo”.

Alfons Maria Mucha (1860 – 1939)

G / Ilustrador

Frustración podría ser la mejor palabra para describir la sensación de Alphons, quién por más de alcanzar el cielo con sus imágenes, siempre sintió el peso del dinero sobre su obra. Carteles, billetes, postales, y el apodo de Art Nouveau, tal vez nunca parecieron suficiente, frente a la espiritualidad que él mismo esperaba del arte. 

Gabrielle Bonheur Chanel (1883 – 1971)

V / Modista 

De haber sabido que la vida misma se encargaría de hacer de su nombre, de su imagen y de su marca una leyenda, Coco Chanel no hubiera tenido que comisionarle a mediocres escritores, la redacción de aventuras absurdas, de falsas fechas de nacimiento, de tórridos romances, y de otras locuaces ficciones alrededor de su propia vida. Al final no significaron nada en comparación con sus lánguidas, pero siempre vigentes y acertadas declaraciones: "La moda pasa de moda, el estilo jamás."

Yves Saint Laurent / 1936 – 2008

V / Diseñador de modas

Tenebrosos fueron aquellos días en que Yves tocó fondo por el estrés de verse enfrentado al fracaso. Entonces los Electroshocks probablemente lo sacaron del trance pero le dejaron una marca de por vida. Al igual que lo fue su eterna decepción por no haber inventado el pantalón vaquero. 


3.

Mike Mills (1966)

M C G

Imagina a un pequeño perro opinando en voz alta sobre tu propia vida. Esa donde los padres se mueren y las cosas caen por su propio peso. Esa donde encuentras al amor de tu vida escondido entre tus delirios de creación y la absurda tarea de ilustrar la vida real, o aún mejor, de hacer películas que incluyan esculturas móviles y un sinfín de guiños al mundo del arte

Martin Creed (1968)

M C G

Arte es esa cosa blanda que incomoda a algunos y a otros no tanto. A Martin parece incomodarlo a diario mientras hace una pintura amarilla, una protuberancia en una pared, una hoja A4 que termina convertida en pelota o un video musical en donde un horrible perro Chihuahua desfila de lado a lado de la pantalla, y sobre un sinfín de color blanco.

Sarah Illenberger (1976)

D E A

Blanco es el color del papel luego de un arduo proceso industrial que aquellos fanáticos defensores del planeta calificarían de aberrado. Sarah toma esos papeles, los recorta, los pega, los copia y los colorea. Los convierte. ¿En qué? En pequeñas esculturas que retratan la vida diaria y el consumo intenso al que está sometido nuestro mundo. Todo, como en un gran círculo vicioso.

Mateo López (1978)

D E A / Sin texto 

Nicolás Paris (1977)

D E A / Sin texto  

Charlie Chaplin (1889 – 1977)

T C

Vicioso es el humano que en su afán de posesión, y evolución, creó fábricas tan grandes que ni él mismo supo controlarlas. Lo intuyó entonces Charles quién, con gracia y desparpajo, se vio atrapado por una máquina gigante y atrevida, tan solo imaginable en estos tiempos modernos e irónicos

Jerry Seinfeld (1954)

T C

Irónicos fueron aquellos días en que Jerry debió vender joyas falsas en las calles de Nueva York para ganar dinero, o incluso, presentarse gratuitamente en el escenario con el ánimo de aprender y practicar. Lo que él no sabía, aunque probablemente sí intuía, es que un show sobre la nada, en un futuro lo estaría esperando.

John Milton Cage Jr. (1912 – 1992)

D M

Esperando cuatro minutos y treinta y tres segundos se hizo famoso John. Tiempo necesario para hacer del ruido natural del mundo, de ese silencio que cruje sin que lo notemos, algo lo suficientemente interesante y fuerte, como para ser por sí  mismo, una obra musical de tres movimientos.  

Yoko Ono (1933)

D M / Sin texto 

Steven Paul Jobs (1955 - 2012)

D I G 

Movimientos lentos son una de las tantas consecuencias que acarrea el mal del cáncer, otramente llamado, el emperador de las enfermedades. Y fueron esas dolencias, y no la traición de un socio, las que se llevarían a Steve a vivir por siempre, en la eterna nube de las hazañas inmortales.  

Sophie Calle (1953)

T L C 

Inmortales, invidentes, durmientes, infieles, y otros tantosadjetivos aplicables al conglomerado humano, son la materia prima para las creaciones que le dan la vuelta al mundo de la mano de Sophie. Ficciones o realidades, que una vez contadas, y en el aburrido mundo en que vivimos, suenan casi siempre, como el intrincado guión de una película.

Miranda July (1974)

T L C

Película podría ser la palabra secreta que nos da la entrada al sitio web de Miranda. Eso, o fuego, o sexo, o amor o cualquier otro vocablo que se nos venga a la cabeza justo cuando nos piden un código. “Procastinadora” profesional, como yo, como usted y como todos los que conocemos, Miranda, entre otras cosas, se pregunta lo siguiente: ¿es uno la persona favorita de alguien? 

Allan Stewart Königsberg, Woody Allen (1935)

T L C

Alguien debería inventarse algo así como un manual para convivir con otros seres humanos. Un facsímil útil para aprender a soportar a todo aquel que te hincha las pelotas. Woody, en calidad de director, podría ser un asesor oficial de toda esta conspiración a favor de la vida sin idiotas.

Theo Mercier (1984)

E L 

Idiotas le deben parecer a Theo muchas de las personas que habitan este mundo. Por ello tal vez la necesidad de crear escenas absurdas en donde las ruinas de nuestra época, así como los códigos culturales que nos identifican, se transforman para darle nuevas lecturas a lo que en esencia es un mundo solitario

Adrián Villar Rojas (1980)

E L 

Solitario yace el cuerpo inmóvil de un abuelo gigante hecho en concreto. No es un cuerpo común y corriente. No tiene arrugas, tampoco facciones humanas. Es tal vez un monstruo, una figura antropomorfa que ilustra la visión que tiene Adriánsobre el fin del mundo. Una mirada llena de nostalgia pero tridimensionalmente aterradora.

Marcel Lajos Breuer (1902 – 1981)

E A I

Aterradora resulta la imagen de tener que ser forzado a salir de donde vives porque llega al poder un personaje que no comulga con tus propias creencias y raíces. Caso que vivió Marcel, creador de la silla Wassily (B3), cuando de la Alemania nazi debió huir y dejar la gran escuela que, no sólo lo haría aprender sino que además, potenciaría su práctica: la Bauhaus.   

Ludwig Mies van der Rohe (1886 – 1969)

E A I

La Bauhaus clausuraría sus puertas en 1933, año hasta el cual Mies estuvo involucrado. Entonces, una vez en Chicago, cuentan sus alumnos que llegaba él con su aire solitario fumando un enorme puro marca Montecristo y su tufillo a Cognac recién tomado. Con peculiar alcurnia, y en un plural que asemejaba al papa hablando, pronunciaba frases que aún resultan memorables: “Dios está en los detalles”.

John Kemp Stanley (1854 – 1901)

E A I

Detalles como una cadena que hace rodar una rueda, y un mecanismo de fricción que la frena, son el tipo de invenciones monumentalmente minúsculas que hacen del mundo un lugar mejor. John tuvo la curiosidad, y osadía, de hacer que algo así, ya antes imaginado por Leonardo, funcionara de repente. Caballos de acero, máquinas para transportarse, artilugios que ponen a prueba el equilibrio.

Johan Vaaler (1866 – 1910)

E A I

Equilibrio entre las partes. Luego un alambre minúsculo que se dobla sobre sí mismo 180 grados. Una vez, dos veces, tres veces, casi con la proporción áurea que establece los tamaños de un papel.  Clip. El invento del siglo, del cual tomó provecho Johan creando una patente y haciéndose acreedor del reconocimiento por popularizar este diminuto utensilio.

Claes Oldenburg (1929)

E A I

Utensilio gigante en un parque!”: grita una señora al otro lado del teléfono. Esa es la consternación y perplejidad que viven los habitantes del mundo al ver que sus objetos más cotidianos han tomado proporciones épicas. Como si hubieran caído desde el cielo. Navajas, conos de helado, sellos, nodrizas y otras construcciones hechas por Claes resultan ser como la versión mutante del diseño industrial del siglo XX.

On Kahara (1933)

P M L G

20 de mayo de 1983, lee un hombre encerrado en una cabina de vidrio instalada en un museo. Luego una mujer lee en voz alta el día siguiente, y así sucesivamente. Uno tras otro, de forma monótona y monocorde. On kawara no parece tener rostro pero su cara ha vivido más de 27,512 días en la tierra. Y muestra de ello son sus pinturas planas con la fecha diaria y todos aquellos acontecimientos puntuales que van demarcando el tiempo que pasa, casi como un reloj.

Michael Craig-Martin (1941)

P M L G

Reloj de color aguamarina y cianes claros flota sobre una superficie plana de color magenta. Esta pieza ha sido pintada por Michael, uno de los educadores responsables de los young british artists, y quien cuando joven, por designios del destino, estudió en el Liceo Francés de Bogotá, donde tuvo clases de dibujo con el maestro Roda. Al parecer esta coincidencia le cambió su visión del arte y de su quehacer futuro.  

Franklin Aguirre (1969)

P M L G / Sin texto

Saúl Sánchez (1977)

P M L G / Sin texto

Earl Silas Tuper (1907-1983)

I S

Futuro y pasado siempre serán imperfectos si en el presente las cosas dejan de hacerse bien. Tal vez por ello y previendo lo peor, o lo mejor, Earl compraría una isla en Costa Rica. Allí se retiraría al divorciarse de su esposa y luego de vender la gran empresa de productos plásticos que llevaba por nombre Tupperware. Apodo distintivo para llamar a todos esos tarritos que se usan para guardar y conservar los alimentos

Theodor Toller (1876 – 1941)

I S

Alimentos hay muchos en el planeta. Pero hay uno en particular, que es tal vez, el más apetecido y querido por todos: el chocolate. Esa sustancia pomposa y delirante que acciona los receptores cerebrales de la lucidez y la lujuria. Theodor, tal vez mejor que nadie, y encarnando casi que a un personaje de ficción, creó no sólo una forma triangular única, sino que puso en marcha la gran fábrica de chocolates que todos imaginamos en nuestros sueños

David Fullarton ( - )

D L G

Sueños que se van por la borda mientras empacas los enlatados de una señora gorda que debe soportar la infidelidad de su marido, es tan solo una de las posibles decepciones que aquejan a un norteamericano común y corriente. David, con un papel, un lápiz, sátira, humor negro y mucho sabotaje, logra poner el dedo, en esta angustiante llaga social.

Mónica Naranjo (1980)

D L G / Sin texto

Gay Tales (1932)

L C

Social podría ser el segundo apellido de Frank Sinatra. Un personaje que no caminaba sino que probablemente levitaba. Entre enemigos, seguidores, mujeres y empleados, esta leyenda de la voz más impresionante de la historia fue descrito de forma magistral por Gay, quien al atribuirle un común resfriado, lo devolvió sin querer pero queriendo, al pueril mundo de los mortales.

Paul Auster (1947)

L C

Mortales eran aquellos bailarines que le devolvieron la vida a Paul en una noche de diciembre de 1978. Entre brincos, giros, saltos y movimientos sincronizados con la música, estos se encargaron de devolverle la inspiración para escribir. Esa energía vital que a causa del miedo al fracaso y la inseguridad propia de un primer matrimonio fallido, había ido perdiendo el flamante autor de la trilogía de Nueva York.

Georges Prosper Remi, Hergé (1907 – 1983)

D L G

Nueva York, esa ciudad de cosas inadvertidas de las que habla Gay Talese, nunca apareció en las ficciones de Hergé cuando puso a su reportero estrella, Tintín, a viajar a Norteamericana. En cambio, él y su perro hicieron de las suyas en el Chicago de las mafias y el oeste de los indios y alguaciles. Y serían probablemente todas esas historias en la cabeza de George las culpablesde las repetidas crisis nerviosas que lo llevarían directo a la locura.  Tal vez en el destino, ese era su papel.

Hugo Eugenio Pratt (1927 – 1995)

D L G / Sin texto

Luis Camnitzer (1937)

D E L G

Papel doblado en cuatro. Dibujo. Papel liso sin doblar. Pintura. Papel arrugado como quien bota una idea a la caneca. Escultura. Una imagen de esos tres papeles con su respectiva indicación: fotografía. Es esa tal vez la síntesis más inteligente de lo que significa hacer y pensar el arte. Un mensaje telepático en el que un autor tan atinado como Luis, resulta casi genio.

Joseph Kosuth (1945)

D E L G

Genio. Carácter o manera de ser de una persona. Persona muy inteligente o con gran capacidad para crear o inventar cosas nuevas y admirables. Personaje de los cuentos y leyendas que tiene poderes mágicos. La pregunta para Joseph sería: ¿qué personaje, objeto o imagen encarnaría fielmente esta definición?

John Anthony Baldessari (1931)

D E L G

Definición es una palabra que pareciera absurdo buscar en un diccionario, ya que este en sí, está lleno de ellas. Es un contenedor de muchas definiciones. A John probablemente le guste pensar así. De forma narrativa e intentando percibir y entender el mundo de una manera nueva. Como quien quema todas sus obras para renacer como artista o quien desaprende lo que le han enseñado en la escuela.

Leonard Norman Cohen (1934)

M L C

Escuela Cohen sería ese método o estilo particular que ha utilizado Leonard para construir poemas, canciones y novelas, que a su vez, están llenos de añoranza, melancolía y nostalgia. De voz grave, aspecto silente y la sensación de haber sido concebido casi como un mesías, marcó a toda una generación que, como él, supo que “no hay que ser pesimista pero tampoco tener esperanza” y que “el amor no tiene cura, pero es la cura para todos los males”.

Bob Dylan (1941)

M L C

Males sociales fueron siempre la inspiración para que Bob se parara de la cama a escribir, cantar, componer y dar su opinión de manera pública. Pero esa constante voz fue silenciada el 29 de julio de 1966 tras un accidente en su motocicleta Triumph 500, muy cerca a su hogar en Woodstock, estado de Nueva York. La estrepitosa caída sirvió de revelación para que este asiduo aspirante al nobel de literatura replanteara su carrera en relación con la industria y demás actores del mundo del entretenimiento.

Francis Alÿs (1959)

D L A C

Entretenimiento es tal vez la peor palabra para describir la obra y vida de Francis, un personaje quien defiende como en un repetitivo ensayo político, que a veces hacer algo, no conduce absolutamente a nada. Por eso viaja de A a B tomando la ruta más larga, pasa horas viendo cómo un auto es incapaz de trepar una colina o retoca manualmente aquellas líneas amarillas que delimitan los carriles de una calle vehicular. Aburrimiento puro o un statement claro contra la inmediatez del mundo.

Felipe Arturo (1979)

D L A C / Sin texto

Daniel Santiago Salguero (1985)

D L A C / Sin texto

Hélio Oiticica (1937 – 1980)

E A G

Mundo se escribe con la letra “M”, un pequeño dibujo que podría ser laestructura arquitectónica de un edificio o la versión invertida de un techo a dos aguas. También podría ser el punto de partida para construir esos espacios penetrables que caracterizan a Hélio, o volviendo al lenguaje, la primera letra para escribir movimiento. En este caso uno apodado “anarquismo tropical” y que sirvió para revivir la escena cultural de los años sesenta en el Brasil.

Luis Fernando Ramírez (1969)

E A G / Sin texto

Nicolás Consuegra (1976)

E A G / Sin texto 

Tatzu Nishi (1970)

E A I

Brasil, Guatemala, Alemania, Colombia, Suiza y Japón, son tan sólo algunos de los países que han acogido a Tatzu para llevar a cabo sus particulares intervenciones. Espacios privados e íntimos, construidos temporalmente para acoger los monumentos públicos que tanto se usan en occidente, y que para él, carecen de importancia y sentido cuando no tienen un contexto que les dé una nueva lectura.

Leandro Erich (1973)

E A I

Lectura diferente de un espacio vivido sería una posible frase para sintetizar el trabajo de Leandro. Un argentino cuyas maquetas en miniatura bien podrían ser el resultado final de su trabajo. Sin embargo el hace sus ilusiones arquitectónicas a escala real de modo tal que el espectador logra sumergirse en su trabajo y vivir de manera totalmente distinta algo que, usualmente, sería cotidiano

Gabriel Orozco (1962)

E I

Cotidiano resulta encontrarse con una motocicleta vespa en una calle del mundo. Menos común es tal vez que estas preciosuras del diseño sean de color amarillo. Y bien, Gabriel recorrió el mundo en busca de éstas para fotografiarlas junto a la suya, y ,tal vez imaginarse que se trataba de un medio de transporte para dos. Un acto simple, pero que como la mayoría de sus obras, pone en cuestión el orden impuesto de nuestro mundo, así como las nociones de arte, objeto y diseño.  

Gabriel Sierra (1975)

E I / Sin texto

Rebecca Horn (1944)

E C

Diseño máquinas inútiles que puedan accionar reflexiones sencillas sobre conceptos básicos como el amor y el odio. Lo hago porque odiaba la economía, que era lo que mis padres hubieran querido que estudiara. Esa podría ser la voz de Rebecca que aunque en la poesía y el dibujo encontró inicialmente la forma más universal para decir lo que quería, terminó haciendo películas, performances e instalaciones. Casi como todos los artistas de nuestro tiempo

Adriana Salazar (1980)

E C / Sin texto

Lee Alexander Mcqueen (1969 – 2010)

E A V

Tiempo de morir es cuando un ser humano, por razones insospechadas, siente un desasosiego tan intenso que prefiere unirse a la larga lista de quienes duermen en el más allá. Decisión que tomó Alexander, quien por sus propios medios, acabó con su vida un 11 de febrero. Esto incluía dejar también el glamour, las fiestas, las pasarelas y las cenas.

Issey Miyake (1938)

E A V / Sin texto

Tom Ford (1961)

E A V / Sin texto

James Trevor ‘Jamie’ Oliver (1975)

L C S

Cenas nacidas de dos o tres ingredientes sencillos son tal vez el punto de inflexión para la buena mesa. Alquimia mágica que no solo se logra cocinando bien, sino que se le debe al espíritu de experimentación, cierta carga cultural, y lo más importante, al hecho de simplemente ser. Y James, más que nada, “es”.

Pina Baush (1940 – 2009)

M T C

¿Es Baile? ¿Es teatro? ¿O es sólo la vida? Amor, libertad, lucha, añoranza, alegría, desesperación, unión, belleza, fuerza. Baila, baila… de lo contrario, estamos perdidos. Palabras de Pina Bausch.

Vincent Moon (1979)

M T C / Sin texto

Volver